Blogia
sigo a contracorriente

El precio del progreso

El precio del progreso

Supongo que sabéis que los aparatos electrónicos que utilizamos contienen residuos tóxicos. Cada vez que tiramos uno, o bien acaba en un vertedero o lo llevan a reciclar. Muchos de ellos acaban en China, donde el reciclado se hace sin ninguna clase de protección para los obreros que la realizan, lo cual les provoca enfermedades. Los teléfonos móviles contienen algo llamado Coltán, que se extrae de unas minas en África. Su precio ha subido tanto que ha provocado una guerra por hacerse con su control, cuyas principales víctimas son los niños, hijos de los desplazados que huyen del conflicto. Para producir aceite de palma para la bollería que comemos, se están talando los bosques de Indonesia poniendo en peligro de extinción a los orangutanes.

Cada vez que veo anuncios incitándonos a tener el último artilugio del mercado, desechando otros que no tienen ninguna avería, me acuerdo de la cantidad de vidas que está costando su fabricación. Me pregunto qué se podría hacer para arreglar esta situación tan injusta. No podemos parar el tren de la tecnología, pero tal vez podamos ser más responsables con su uso. En mi casa tenemos de todo lo que se vende: grabador de dvd, móviles, ordenador, cámaras digitales y agenda electrónica. Supongo que hemos caído en la trampa y ya no podemos vivir sin esos aparatitos. Lo único que puedo asegurar es que nunca tiramos nada que funcione. Tenemos todavía el vídeo vhs y el friegaplatos tiene quince años, pero es mejor que los que venden ahora, que están pensados para no durar.

Hoy en día sale más barato comprar algo nuevo que repararlo. Vivimos en la cultura del desperdicio. Tal vez, antes de llevarnos las manos a la cabeza pensando en la contaminación y en la desigualdad que existen en el planeta, deberíamos pensar en que no necesitamos tanta ropa, ni tantos coches, ni tantos móviles, ni tanta bollería industrial. Buena parte de los problemas del resto del mundo se deben a nuestro abuso de los recursos disponibles para todos. Pero, la verdad es que yo soy la primera culpable.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

10 comentarios

Zafferano -

Pues yo no tengo casi nada,ni cámara, ni lavaplatos, ni agenda electrónica... Y el móvil lo uso para ponerme en contacto con mi hija. Sin embargo creo que podría prescindir de muchas otras cosas que tengo.

Pero no lo hago...

Besotes preciosa!

Caótica -

Solo una palabra, capitalismo. Estamos todos metidos en el ajo, y no se si sabríamos dejar de estarlo.

sega -

Totalmente de acuerdo, me molesta mucho que ciertas cosas se extropeen y ya apenas te las arreglen, o te las dejen mal o además de todo esto, te salgan más caro el collar que el perro. Así se fomenta muchísimo el consumismo tan desorbitado del que nos hemos montado y ya es difícil bajar.

Besos.

susana -

Mi marido también arregla muchas cosas y así vamos tirando. Se me olvidaba que nuestra nevera ya tiene veinte años y sigue funcionando. Las nuevas no duran ya tanto. Besos

acoolgirl -

Yo no soy nada tecnológica (tengo móvil, cámara y ordenador, nada más) y no cambio nada hasta que se rompa... Me parece una tontería cambiar las cosas cada dos por tres.

Un besitooo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

cleira -

Tienes mucha razón, la técnica y los avances nos hace depredadores, somos una sociedad de autenticos nuevos ricos, además de muy poco informados. Aquí en _Alemania son muchisimo más conscientes con el medio ambiente y con el trabajo justo, sólo por que están mucho más informados.

La chica de ayer -

Si es que nos acostumbramos a lo fácil...

Pikifiore -

Tienes razon,el desarrollo electronico es abrumador,y evolucionan los "cacharritos"de tal manera que un ipod de hace 2 años,ya es anticuado.Yo ovy muy retrasada en cuanto a comprarme cosillas de esas.Mi discman suena estupendamente y cuando lo saco,parece como si llevara una antigualla o un regalo del jurásico.Y los móviles los hacen cada vez con mas cosas,pero con menos vida.El primer movil que tuve me duró casi 7 años,pero hoy en dia ninguno dura tanto.Los crean con una caducidad relativamente corta,para que volvamos a comprar.Un beso

gema -

yo confieso: toy loca por tirar el movil. No soporto estar todo el día disponible...harta estoyyy.
Mi querido esposo es un manitas de arreglartodo, cuando algo se rompe...lo destripa con la intención de repararlo...a veces todo se queda en la sana intención ;)
besitos

codromix -

mi lista de empresas que explotan a menores o explotan en general era tan grande, que al final he optado por hacer como tu, consumir menos y no dejarme embaucar por eso de tiralo y compra otro que te compensa ... pobre planeta como estamos abusando!!! el dia que se harte...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres