Blogia
sigo a contracorriente

Tiempo de calidad

Ya que la mayoría no sois todavía padres, creo que llego a tiempo de avisaros de algo importante: eso que llaman pasar "tiempo de calidad" con los hijos es una teoría que está causando estragos entre las nuevas generaciones. Ya lo he dicho alguna vez y lo repito: los hijos necesitan pasar mucho tiempo, a secas. Cuanto más pequeños, más tiempo, pero no con cualquiera que los atienda, con alguien que les quiera y a quien puedan aprender a querer, que es lo más importante.

Por eso, ser dos profesionales de jornada completa y tener hijos, lo mires por donde lo mires, es incompatible. La solución menos mala es dejar que los abuelos se ocupen de la crianza de los niños, pero no es muy justo para ellos, que ya cumplieron su misión en su momento. En las guarderías hacen lo que pueden, pero naturalmente no pueden dedicarle tiempo exclusivo a cada niño; y un bebé, especialmente, necesita el máximo posible de estímulos personales. Todo esto aparte de que perderse los primeros meses de la vida de un niño es una verdadera pena. Lo único realmente válido es trabajar media jornada como los funcionarios.

En otros países existe la posibilidad de cogerse hasta un año de excedencia con sueldo, lo cual es ideal para la madre, pero bastante desastroso para la empresa, que tiene que buscarse un sustituto temporal. Otra opción es dejar de trabajar una temporada corriendo el riesgo, como en mi caso, de no volver nunca a trabajar. Aunque ya sabéis que yo no lo echo de menos. En todo caso, cuando uno decide tener un hijo, debería saber que es un compromiso de por vida y, si no está seguro de querer sacrificarse llegado el caso, es mejor que no tenga hijos en absoluto.

Aún con suerte, es normal que se pongan malos, que suspendan, que al llegar la adolescencia se metan en problemas... En el peor de los casos, en cualquier momento podrían llegar a padecer una enfermedad grave o crónica, sufrir un accidente o una enfermedad mental. Quien tiene un hijo tiene que estar dispuesto a pasar por todo lo que haga falta y seguir luchando por él cada minuto por todo el resto de su vida, igual que haríamos por nuestros padres o nuestra pareja si fuera necesario.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

10 comentarios

Elenilla -

Creo que lo de la calidad del tiempo que pasas con tus hijos es una chorrada que se han inventado las parejas modernas para no sentirse culpables por no pasar más tiempo con sus hijos. Cuanto más tiempo pasas con ellos, más los conoces y mejor podrás ayudarlos o simplemente notar que algo va mal.

También es verdad que con la crisis son pocas las familias que pueden vivir con un sólo sueldo. Es difícil juzgar desde fuera a alguien sin conocer la situación y está visto que cada uno hacemos lo que podemos. No existen los padres perfectos.

Besos

Nanny Ogg -

Totalmente de acuerdo contigo. Antes de tener hijos la gente debería plantearse cuanto está a dispuesto a sacrificar por ellos, empezando por el trabajo. Lo siento pero ni me creo que todo el mundo necesite dos sueldos ni me parece tan necesario tener un trabajo fuera del hogar. Creo que o quieres llevar adelante una carrera y, entonces, abandonas la idea de ser padre/madre o bien optas por tener hijos y abandonar el mundo laboral. Me da igual quien lo haga: el hombre o la mujer, uno de los dos debería quedarse y atender a sus hijos. Yo, como tú, he renunciado al mundo laboral y no me arrepiento en absoluto.

Besos

Pikifiore -

Mi madre también dejó el trabajo por cuidarnos,y luego nunca lo retomó,pero desde luego por eso en mi infancia nunca me faltó nadie.Hoy en dia,no todo el mundo se lo puede permitir.Yo el tema de la maternidad es algo que no me planteo aún,creo que aún necesito madurar muchisimo,a veces no sé ni cuidarme yo,como para cuidar de otra persona...Llegado el momento,me gustaría pasar el mayor tiempo posible y contar con la ayuda a tiempo parcial de los abuelos.Un beso

codromix -

mi hermana dejó el trabajo con el 3 embarazo, decidio que lo 1º era cuidar a sus nenes y aunque a veces eche de menos "tener vida" y los problemas del dia a dia de ser madre, y de los miedos dice que no lo cambia por nada, asi que tengo un reflejo tuyo en mi familia jejeje

Mónica -

Estoy de acuerdo contigo...
A pesar de no tener hijos ni plantearme a corto plazo la maternidad, pienso que tener un hijo es una responsabilidad total y hay que saber si uno quiere pasar por ello...
Supongo que algún día me lo plantearé, soy de familia numerosa y creo que me encantaría tener descendencia, pero por ahora no puedo ni quiero planteármelo, todavía me quedan cosas por hacer...

Un beso Susana
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

addicted -

esto me preocupa :(, además pienso igual q tú, es incompatible, pero bueno, asi está la sociedad.
Besos

afrodita-a -

Llevo toda la vida, desde que tengo uso de razón (allá por los 8 años), pensando eso que dices tu. Fuí un poco precoz teniendo esos pensamientos, y por eso siempre me negué a tener hijos. Ahora, después de haber hecho tantas y tantas cosas, me he dado cuenta de que no me veo en los próximos años con una vida sin compromisos, sin horarios, sin dedicación. Supongo que ahora, aún pensando todo lo que supone, me apetece sacrificar todo eso y tener un hijo. Aunque no pueda dedicarle todo mi tiempo porque tengo que trabajar. Pero es que la vida es así, y los niños que no sepan lo que es tener una madre o un padre en casa todo el día, no lo van a echar de menos si tienen sus necesidades afectivas y no afectivas cubiertas y en casa hay un ambiente normal.

Gondolero -

Lo malo de los hijos es que vienen sin manual de instrucciones.

Un saludo.

acoolgirl -

Pienso exactamente igual que tu y, por eso, aun ni me planteo la maternidad. Tener un hijo es, posiblemente, la responsabilidad mas grande de nuestra vida y hay que ser muy consecuentes con ello.

Un besazooo

Manuel -

Efectivamente, a los hijos hay que dedicarles mucho tiempo, tanto en lo personal como en lo referente a sus estudios.
Desgraciadamente, la vida moderna, en la que ambos padres trabajan, hace un poco difícil dedicar ese tiempo tan importante.

Por otro lado, al llegar a la adolescencia, el ritmo que quieren llevar, viviendo sensaciones que van descubriendo, provoca muchas veces algunos enfrentamientos con ellos, sin querer reconocer que, en época anterior, vivmos lo mismo que ellos, pero negándonos a recordarlo y a ponernos en su lugar.

Un saludito desde Valencia.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres