Blogia
sigo a contracorriente

Terror en el supermercado

Terror en el supermercado

Ayer fui a la compra y no quedaba pollo, pescado ni verdura fresca. Aún así conseguí llenar el carro con otras cosas. Ya me temía yo que la gente se iba a lanzar a comprar de forma compulsiva. Yo también había hecho acopio de leche, carne y alguna cosa más. Pero eso no es nada comparado con lo que ví ayer.

Llego a la caja de servicio a domicilio y había unas señoras con tres carros y tres cestas. Dentro cientos de latas de conserva. Hasta ahí todo normal. Pero, ¡llevaban cincuenta litros de zumo de melocotón y uva!. Así que estaba comentándolo con la cajera y dice el repartidor sudamericano: será que no les gusta el agua. Y nos dió la risa a los tres.

Pero eso no es nada, porque había gente que llevaba cien litros de agua mineral. Eso ya empezó a preocuparme, teniendo en cuenta que en Madrid el agua del grifo es buena. Así que le digo a la cajera: ¿no habrá estallado una guerra y yo no me he enterado?. Otros llevaban cientos de cervezas y refrescos. Se ve que no pueden vivir sin ellos.

También había un carro con diez cajas de cereales de desayuno. Alguien se quejaba de que no había pescado, y otra vez el repartidor que dice: pues que coman lentejas. Nada como la sabiduría popular. Había quien llevaba diez paquetes de legumbres. Teniendo en cuenta que medio paquete de garbanzos a mí me da para dos veces, supongo que pensaban pasar todo el mes de julio a base de cocido.

Luego están los que se han llevado la verdura. Si no se la comen, no les va a durar más de una semana y me temo que acaben tirándola a la basura. Estoy convencida de que se han llevado pescado y verdura gente que habitualmente no los prueba. Total, que la gente ha enloquecido. Nada mejor que tener una excusa para el consumismo salvaje. Luego no sé dónde pensarán guardar tanta comida. Me imagino que entras en su casa y todas las esquinas estarán llenas de zumos de melocotón y uva...

Sólo espero que no se alargue mucho el problema, a ver si vamos a tener que volver al estraperlo a comprarles las latas de conserva a los que se las han llevado, y todavía acaban haciendo negocio. Confío en que mañana todavía pueda reirme de esta situación.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

11 comentarios

Alba -

Pufff... Aqui igual, estanterias vacias... Yo no me puedo creer lo del zumo juas juas juasssss

Parece que la cosa ya va normlizandose...

Un beso

Marea@ -

¡¡¡cómo nos manejan!!!.....

Un beso. Marea@

Pikifiore -

La gente es una exagerada,yo me pregunto lo mismo,que narices van a hacer despues con tantas provisiones?pues muchas les caducaran...y eso si que es una pena

Patri -

Pues sí que se han ido las cosas de madre por esos lares chica. Por aquí no hemos visto nada de eso, todo normal en los supermecados. ^_^

Besotessssssssssss

acoolgirl -

Menos mal que parece que todo esto esta tocando a su fin y la cosa se normaliza... Que psicosis por favor!!!

¿Te puedes creer que yo tengo la nevera vacia??? Espero que, el lunes cuando haga la compra... tenga para escoger de todo!!!

Un besitooo
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

afrodita-a -

Si, yo también me he quedado alucinada con la locura por llenar de provisiones la despensa. Como si fuésemos a quedar encerrados en un bunker durante mucho tiempo. En fin, cada uno se preocupa a su manera.
Besos

Centrífugo -

Hace algunos años estuve en Mérida, capital del estado de Yucatán en México. Fue justo antes de una serie de huracanes que azotaron toda la costa este de América del Norte (recordarán lo que pasó en New Orleans aquel año). Debido a malos recuerdos de huracanes anteriores, la gente también comenzó con compras de locura. Daba una sensación extraña en el ambiente, por eso me encantó tu pregunta: "¿Es que estamos en guerra y no me he enterado?"

Una cosa es prevención y otra muy distinta acaparamiento irresponsable. Que pobre autoestima de quien piensa que con unos litros más de zumo, sobrevivirá más o mejor...

Abrazos Centrífugos!

Manuel -

Mi mujer trabaja en un Mercadona y me cuenta que, sobre todo el primero y segundo día de la huelga, parecía que por la tienda hubiera pasado la tribu entera de Atila, por lo arrasadas que quedaron las estanterías.

Y el repartidor de cabeza, para servir tanto pedido. Por lo menos, como habrá que digerir lo comprado (Y nunca mejor dicho), espera que después haya un período de calma...

Menos mal que Pilar coge vacaciones desde este finde y por quince días.

Nanny Ogg -

Yo, sinceramente, ya me estoy riendo porque esa gente va a tirar una cantidad de comida a la basura impresionante por tontos. Al final, estoy convencida, los supermercados no se han visto desabastecidos por culpa de los transportistas sino por culpa de quienes se fueron a comprar en plan salvaje como si viniera una guerra. Yo igual soy una inconsciente pero me limité a hacer mi compra normal de la semana y punto.

Besos

codromix -

es terrible la histeria colectiva! parece que acabamos de salir de la guerra civil y la gente tiene miedo a pasar hambre! tras la huelga habrá boom de venta de congeladores para meter todo lo recopilado en las casas, que locura! no se daran cuenta que en España no cabe la posibilidad de que tengamos desabastecimiento de productos de 1ª necesidad? q
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres