Blogia
sigo a contracorriente

Uno más uno es uno

Uno más uno es uno

Gracias, Alba. Espero que tu próximo San valentín puedas celebrarlo con alguien que lo merezca. San Valentín. Cada vez se empareja más la gente, pero cada vez duran esas relaciones menos. Intentaré explicar cuál es en mi opinión el secreto para mantener una pareja, al fin y al cabo yo llevo más de veinte años con la mía. 

Como ya he dicho alguna vez, existe un camino difícil en la vida y uno fácil. Lo fácil en una pareja es tirar la toalla, defender tus propios intereses y enfadarse para siempre. Por eso hay cada día más separaciones. No digo que haya que seguir juntos a cualquier precio, pero tampoco se trata de rendirse a la primer dificultad. El problema es que para formar una unidad, cada miembro de la pareja tiene que renunciar a una parte de su individualidad. Eso de la pareja libre, en la cual cada uno tiene sus amigos particulares y su vida aparte, solamente funciona en teoría. En la práctica, cuando apuestas por alguien, esperas que el otro haga lo mismo por tí. Esto supone intentar compartir el mayor tiempo posible juntos haciendo algo que interese a ambos. En mi caso, hemos descubierto que nos gusta salir de paseo, y lo hacemos casi todas las tardes.

Hay parejas que resultan incompatibles desde el principio y, aún así, se empeñan en seguir juntos por múltiples razones. Hay otras en cambio que, teniendo todo a su favor, dejan que el orgullo se interponga entre ellos. Lo malo es cuando existen hijos, que son los grandes perjudicados en caso de ruptura. El amor es entrega y eso significa que ambos tienen que saber ceder y, sobretodo, aceptar al otro como es y no intentar cambiarlo. El otro viene en un paquete con su familia, su trabajo, sus manías y su pasado. Pero nosotros también traemos ese equipaje. Resulta muy fácil culpar a la pareja de todos los males, pero generalmente, cuando no funciona, es por culpa de los dos. Los hombres y las mujeres tenemos virtudes y defectos y hay que aprender a potenciar las unas y soportar los otros. En eso consiste convivir.

Creo que el príncipe azul no existe, pero sí la persona ideal para cada uno. El trabajo consiste en encontrarlo, reconocerlo y, finalmente, conservarlo, que no es poco. Pero para ello lo primero que hay que comprender es que el amor es un gran placer, pero también tiene un precio de sacrificio.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

8 comentarios

Patri -

Se puede decir más alto pero no más claro. Muy buena explicación, pero que muy buena. ^_^

Besotesssssssssssss

Alba -

Muchas gracias Susana :$

Precisamente ayer hablabamos una amiga y yo sobre este tema, el de la pareja, y la verdad es que yo opino que primero es que el amor es dar y recibir, por pura inercia, no saldrá bien, y si una de las dos personas es la uqe tira de la relación tampoco.

No hay Principes Azules, ni Princesas, no sé si existe la media naranja, pero si creo que hay personas con las que podemos ser felices, pero innegablemente hay que luchar, porque una relación tiene fases, y si no sabemos luchar en momentos dificiles, es imposible.

Un beso

Pikifiore -

Puede ser que comparado con otras épocas, ya no se luche tanto como antes.He visto desaparecer parejas por el primer contratiempo que ha surgido.Eso no es una pareja,si algo se quiere ha de intentar mantenerse,en eso estoy de acuerdo contigo,aunque llega un punto en que alargar lo imposible resulta absurdo.Sin embargo,discrepo en lo de que uno más uno son igual a uno.Para mí, continúa siendo dos, ya que considero que es fundamental guardar algo alejado de la pareja,que no sean solo amigos comunes o aficiones comunes,sino aficiones o amigos propios,para mí,eso también lo enriquece.Pero bueno,la formula del amor es extensíisima,y lo importante es encontrar la que le funcione a cada uno.Un beso

Tu María -

..."Pero para ello lo primero que hay que comprender es que el amor es un gran placer, pero también tiene un precio de sacrificio."
Sarna con gusto no pica, je, je...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

Manuel -

Pues para mi, San Valentín es una fiesta muy entrañable, por muy mercantilista que dicen se ha vuelto.
Fué en un 14 de Febrero cuando le pedí formalmente a Pilar de salir, y ello supuso el fin de una muy ajetreada vida sentimental...

Un besote desde Valencia.

Cicloescenico -

Muy interesante reflexion.
Acabo de descubrir tu blog y me encanto.

Salud.

Amy -

Yo creo que en esto de la pareja no hay recetas que hagan que las cosas funcionen. Y digo esto no porque considere que tu fórmula esté equivocada, sino porque una pareja es una unión formada por dos personas. Con lo cual de nada sirve que tú lleves voluntariosamente esa maravillosa receta en el bolsillo de tu pantalón si la otra persona no está dispuesta a compartir la misma receta. Trabajar en equipo es difícil y la pareja es el trabajo en equipo más complicado que existe. Y esto sin entrar en la valoración que cada cual hace de los problemas y la magnitud de estos, es tremendamente subjetivo el hecho de considerar un problema como grave y otro como insignificante. Hay familias maravillosas y que se han querido un montón donde la mujer o el hombre ha aguantado cuernos conscientemente de ello y sin embargo supongo que lo vivido junto a la pareja le mereció la pena de ese problemilla. Otros por un bote de pasta dentrífica y su debida utilización son capaces de separarse. Pero lo del bote es sencillamnete anecdótico, supongo que lo que subyace detrás de eso es lo difícil de una convivencia entre alguien ordenado y alguien completamente desordenado que comparten vivencias.

Las personas que disfrutan de una familia son afortunadas y evidentemente ha sido su esfuerzo y amor lo que les ha llevado hasta allí, pero no puedes asegurar que con tu misma receta en otras circunstancias y con otra persona, te hubiera dado el mismo resultado.

Marea@ -

Estoy contigo, la pareja ideal, esa media naranja de las películas, no existe, debemos buscar a la persona que nos complemente en eso que nos falta, que nos facilite el simple hecho de vivir... Nadie es perfecto... También de acuerdo con respecto a lo que dices de que hoy en día no se aguanta nada, cierto, cada uno va más a lo suyo, aunque entre muchas causas, resalta una importante, hay mayor igualdad entre hombres y mujeres, antes la mujer aguantaba carros y carretas por seguir al lado de un señor que mantenía a ella y a la familia, y si encima por cualquier motivo se la ocurría abandonar al marido la sociedad la tildaba de "no grata" por no decir palabras mayores.... hoy, gracias a dios, no es así o al menos se han reducido sensiblemente los casos, nadie tiene que aguantar a nadie a la fuerza...

Menudo rollo te he soltado. Un beso. Marea@
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres